655 68 30 80 quetal@anamarielina.es
Bodas de oro en málaga

pepita & paco

Pepita y Paco acaban de cumplir la friolera de 50 años juntos. Casi nada. Y querían celebrarlo en condiciones, porque los grandes acontecimientos hay que celebrarlos y porque seguir agradecidos – después de toda una vida juntos – por haber encontrado a la persona perfecta, buena, que te conoce y te sabe querer bien, es algo precioso que no tiene precio.

Se pusieron en contacto conmigo sus sobrinas nietas. “Vamos a hacer algo muy sencillo: una pequeña ceremonia y algo de picar”, me dijeron. Cómo iba yo a imaginarme que los novios al final se iban a acabar liando la manta a la cabeza y montarían un bodón íntimo pero con toda la parafernalia, la dulzura y la juerga de rigor.

Pues así fue. Pepita y Paco son la pareja más tierna, adorable y maravillosa del mundo. Asistieron emocionados y algo tímidos, al principio, y totalmente entregados y felices después, a una ceremonia en la que, ante el sacerdote y toda la familia y amigos, prometieron seguir queriéndose igual de bonito que hasta ahora. Fue precioso verles sentir las mariposas y trasladárnoslas al resto de los asistentes: risitas nerviosas, miradas de complicidad, lágrimas de emoción.

Esta es quizás una de las bodas en la que me ha hecho más ilusión trabajar. Porque ver a parejas quererse tanto 50 años después me devuelve la fe en todo, porque conocer a familias tan unidas me hace sentir que el mundo está más lleno de amor y bondad de lo que yo creía, porque a veces las experiencias más bonitas son las más sencillas y porque cuando se besa de verdad, aunque solamente sea un leve rozar de labios contra le frente de tu pareja, se nota. Y cuánto.

¿Te ha gustado este reportaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies