postBoda

palmira & felipe

Palmira y Felipe han sido una de esas parejas que, contra viento y marea, han decidido darse el «sí, quiero quererte bien y bonito toda la vida«. No hay adverdidad para ellos, no querían tiempos, ni esperas, y sí alegrarse la vida el uno al otro con la ilusión de un día de boda diseñado por y para ellos. Un día de boda íntimo, chiquitito, sencillo y divertido, lleno de amor y de complicidad.

Ese día no estuve yo, ese día fue para ellos, para el juez y para la familia, pero querían hacerse un reportaje de fotos que reflejara lo bien que se quieren, lo lo bien que se cuidan y lo bien que se miran, y ahí fue donde me encargué de organizar una sesión chula en la que se divirtieran y fueran ellos mismos.

Hizo uno de esos días de primavera de Málaga, con el sol haciendo mutis por el foro detrás de las nubes de vez en cuando, un día cálido, amable, con una luz espectacular. Palmira y Felipe estaban guapísimos, y la luz realmente especial era la de sus ojos. El sueño de una fotógrafa de bodas, que tus novios se olviden de que existes y se entreguen a disfrutar y pasarlo bien. Así es como se hacen una buenas fotos naturales de una pareja.

Es muy bonito verlos perder la timidez, dejarse llevar; su encanto y su frescura son contagiosos, te dan ganas de volverte a casar tú misma otra vez. Esa es la magia de la fotografía, captar a la parejas tal y como son, dejarlas fluir hasta que aparecen en toda su verdad. 

¿Te ha gustado este reportaje?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies