Necesito ver a gente feliz. Gente contenta, pasándoselo bien, abrazándose, riendo. Gente de verdad disfrutando sin miedo. Así que he rescatado fotos del baile de la boda y llevo un rato sonriendo, que falta me hacía. Y qué bien, oye, qué bien.

Para los fotógrafos de boda es quizá el bloque más complicado porque no quieres molestar a los que están bailando en la pista, ni hacerles sentir incómodos con tu cámara y tratas de pasar lo más desapercibido posible. La luz muchas veces no es la mejor porque estamos en interior y a menudo hay que ayudarse con el flash y los focos de colores de la discoteca son luego una auténtica pesadilla a la hora de editar. Pero el ambiente… El ambiente merece la pena.

Los invitados se han desmelenado: los nudos de las corbatas están ya flojos, las chaquetas se han quedado olvidadas en los respaldos de las sillas, las mujeres se han quitado los tacones y o bien bailan en manoletinas, o directamente descalzas. Musicalmente, el momento de la fiesta es la cosa más democrática del mundo. No tienes ni idea de bailar sevillanas pero ese día te vas a arrancar como si regentaras un tablao flamenco, odias el reguetón pero vas a mover el pandero como si no hubiera un mañana. Rafaella Carrá y Camilo Sexto te harán una ilusión loca, y si el tío Manolo te saca a bailar un pasodoble, allá que vamos. Bailar “la chica yeyé” con las amigas de tu madre, otro clásico.

Y ahí estamos los fotógrafos, en el baile de la boda, para que nadie olvide lo bien que lo pasaron ese día. Y lo bien que lo pasamos nosotros, porque toda esa algarabía y ganas de juerga que vemos a nuestro alrededor es contagiosa, y aunque a esas alturas ya estamos agotados físcamente, se nos van los pies también a nosotros en la pista de baile y nos dan ganas de bailar. 

Hoy os agradezco mucho haberos visto disfrutar, reír, dar saltos. Pronto volveremos a hacerlo. Todos. Me hacía mucha falta ver alegría entre tanta incertidumbre y tanto miedo. Pronto encontrarán la vacuna que tanta falta nos hace y saldremos a celebrarlo sin preocuparnos. Me abro un vinito para brindar por nuestra paciencia, nuestra resiliencia y por cumplir con lo que se espera de nosotros cumpliendo cada norma.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies