Vicky & Ramón en Málaga

Blog

La verdad, casarse por lo civil es una gozada. La iglesia tiene ese encanto del rito, ese pasear por el pasillo, esa cosa de toda la vida que te conecta con el momento en el que se casaron tu madre y tu abuela, es cierto, aunque tiene otro sabor. Pero hay sabores para todos los gustos. Y todos muy sabrosones.

Casarse por lo civil permite que los participantes den discursos que provoquen irrefrenables ataques de risa a los novios, contar batallitas más o menos inconfesables ante un público súper agradecido, compartir emoción sin límite alguno. Todo magia, todo sentimiento, todo alegría. Inolvidable.

Esto es lo que vivimos en la boda de Vicky y Ramón en Málaga desde que la novia se maquilló la primera pestaña en su casa, hasta el último salto en la pista de baile. Habían organizado una boda con un airecillo surf muy refrescante que se notaba en el ramo de Vicky y en su tocado a juego. El increíble entorno de Hacienda del Álamo Málaga, sutilmente retocado con la decoración de Peggy & Co, nos catapultaba a un paraíso tropical donde olas altas y selvas frondosas llamaban al buen rollo sin corsé.

Los novios salieron guapísimos de casa sin soltar una lágrima, pero – ¡ay, amigos! – el primer paso de Vicky avanzando por el pasillo abrió compuertas y allí lloró hasta servidora. A partir de ese momento  todo se convirtió en una cabalgata de risas, guiños, miradas cómplices, besos, jolgorio, alegría y el bailoteo más animado que se haya visto jamás al pie de un escenario de la Free Soul Band. Esto solo es posible cuando los novios son tan divertidos y tienen tan claro que el ambiente de su boda tiene que ser íntimo, especial, fresco y tan disfrutón como sea posible.

¡Que Dios nos coja “confesaos” si esta pareja decide celebrar sus bodas de plata dentro de 25 años!

Anuncios

Vanesa & Moisés en Málaga

Blog, bodas

Cuenta la historia que una vez un chico le regaló una biznaga a una chica en el instituto y todo fueron perdices hasta pensar que no se podría ser más feliz. Pero resulta que años más tarde quisieron contar a todo el mundo lo felices que eran y entonces fue cuando él le pidió a ella que  eso que tenían fuera para siempre. Es la historia de Vanesa y Moisés, dos personas que aprendieron el secreto para crecer juntos conociéndose y evolucionando como pareja y también como personas. ¿Y cuál es ese secreto? Andar el camino cogidos siempre de la mano.

Cuando llegué a casa de Vanesa para tomar las fotos de los preparativos, ella tenía una mirada serena y trataba de mantener a la familia, que era un manojo de nervios, en calma, pero por dentro se le notaba el temblor y la emoción contenidos. Casi no se podía creer que el día ya había llegado. Moisés, en su propia casa, bromeaba con todos para ocultar que estaba más nervioso que ella. Al llegar a la iglesia y pasear por el pasillo hacia el altar ya nadie más pudo disimular ¿qué sentido tendría haber hecho lo contrario? y a partir de entonces las lágrimas de felicidad y emoción no dejaron de correr. La historia de la boda de Vanesa y Moisés está llena de momentos de complicidad y de amor, y para mí fue una de las bodas más emotivas en las que he tenido la suerte de participar. ¡Vivan los novios!

María & Alberto en Málaga

Blog, bodas

María y Alberto son para mí una pareja muy especial. Se casaban en una ciudad nueva para ellos sin más ayuda que su propia intuición y una idea fija: querían una boda hecha a su medida. Nada de protocolos ni de obligaciones; nada de convencionalismos: querían tomar de aquí y de allá aquellas cosas que más les gustaran y convertirlas en algo significativo que pudieran disfrutar sin nervios ni prisas.

¡Os muestro algunas pinceladas! El padrino y la madrina fueron sus sobrinos de un lado y de otro. María, que tenía clarísimo que quería un vestido sencillo y cómodo y nos dejó a todos deslumbrados,  quiso caminar sin cortejo, sola ante el peligro de la mano de su sobri, tan muerta de corte la peque que parecía a punto de salir corriendo; en el cóctel sonaba Vetusta Morla, Alberto no llevaba corbata ni pajarita (y qué guapetón, amigos), las luces de verbena iluminaban el jardincito: la magia y la personalidad inundaban la ceremonia. Y yo allí, encantada de la vida, ¡zasca!, fotos por aquí fotos por allá y, recibiendo todo el tiempo nada más que buen rollo, el que llevaban los novios, la familia y el resto de los invitados. Porque una cosa estaba clarísima: aquello iba de vivir la experiencia a tope.

¿Conclusión? Shhh… Os voy a contar un secreto… Cuenta la leyenda, que a las tantas mil de la mañana bajaban la calle los últimos invitados cantando aquello de Asturias, patria querida… Me da la sensación de que se lo pasaron bastante bien…😉

Boda Marina & Antonio en Málaga

Blog, bodas

Queridos amigos, para bodas originales, ¡ésta! Los novios quisieron planear al dedillo un gran día en el que asegurarse las sonrisas, y os aseguro que así fue. Tenían clarísimo que querían disfrutar de todo dejándose llevar por la magia del momento y las gamberradas de los invitados y no os digo nada, ¡si hasta los vimos volar por el salón en mitad del almuerzo!

La novia, para qué os voy a contar, iba vestida de quitar el hipo, con un vestido a media pierna y un tocado años 20, de verdad, guapa a reventar, y paseaba de la mano de su padre al encuentro del novio que la esperaba con la mirada más tierna que os podáis imaginar, para dar comienzo a una nueva etapa juntos. Ninguna etapa que comience con esa magia puede ir mal, ¿sabéis?

Un diez a este parejón maravilloso de brillo infinito en los ojos; les deseamos que, junto a Murci, su perrito simpaticón, que también tuvo su papel en este día, tengan una vida feliz llena de aventuras y de muchos, muchos besos.

La pequeña Lola

Bebés, Blog

La mamá de Lola y yo tardamos unos días en conseguir que el sol se pusiera de acuerdo con nosotras para ir a casa a hacerle el reportaje a la peque, pero cuando lo conseguimos, ¡qué sol!

Amaneció maravilloso y allá que me fui yo con mis bártulos y mi atrezzo a pasar un rato estupendo con esta pareja diez que ha traído al mundo a una bebé simpática y preciosa que me puso los morritos más tiernos del mundo para que yo le hiciera esta sesión con la que se me cae la baba.

Podría decirse que todos los bebés son bonitos y siempre salen guapos y sería verdad, pero los papás es que no se quedaban atrás y el hogar que han construido entre los tres rezuma luz y energía. Así, queridos, ¡cualquiera! Las fotos más fáciles de hacer.  Me encantó la predisposición de Salomé y Luis, los papis, que se habían vestido para la ocasión y habían elegido para Lola los vestidos que más ilusión les hacían, los detalles que querían recordar con el paso de los años. ¡Qué bonito que tuvieran las cosas tan claras! Y como los dos son unos gamberros y no le tienen nada de respeto a la cámara, jugaron y rieron con Lola y de ahí salieron momentos inolvidables que tuve la suertaza de recoger. Los peques son todos bonitos y siempre salen guapos en las fotos, es cierto, pero hay momentos más mágicos que otros, y éste fue de los de sonreír el resto del día.

¿Se puede ser más afortunada?

 

Boda Celia & Néstor en Málaga

Blog, bodas

Esta es una de las boda más especiales que he hecho, por lo mágica y por lo íntima. Los novios planificaron un día lleno de detalles que quisieron compartir con su círculo más cercano. Para ellos lo esencial era que todos nos divirtiéramos y que nadie se sintiera encorsetado por ningún tipo de norma de etiqueta: querían que su boda fuera como ellos son, espontáneos, alegres, creativos, cercanos, familiares.

En esta ocasión fui de invitada, aunque me pidieron que me llevara la cámara e hiciera alguna gamberrada. Todos teníamos un rol ese día: los mejores amigos de los novios oficiaron la ceremonia, personas muy importantes para ellos leyeron textos escritos especialmente para la ocasión, las dos fotógrafas… Las madrinas – muy solemnes ellas – hicieron el papelón llorando emocionadas lo justo para luego echarle juerga al asunto.

Todo fue de ensueño: una boda de amigos, entre amigos, emocionante, preciosa, repleta de momentos intensos (y de jamón), con mucho bailoteo, muchas risas y mucho, muchísimo amor. Y si creéis que el momento más importante fue cuando los novios abrieron el baile os equivocáis; el momento más importante fue cuando la novia abrió la piscina. Vestida. Con su tocado, su maquillaje. Y, claro, no le íbamos a hacer el feo no acompañándola.

¡La fotógrafa no siempre guarda la compostura!

Pablito

Bebés, Blog

Pablito, con un mes de vida, apunta maneras. Tiene depuradísima la técnica de acurrucarse y ha aprendido muy rápido cómo decirle a mamá la manera perfecta de envolverlo en mantitas para estar cómodo y sentirse seguro. De mayor, Pablito será el capo del estar a gustito.

Lo que mejor se le da es arrancar sonrisas a los demás; Pablito parece que ha venido al mundo a hacer que sus papás se retuerzan a carcajadas. ¡Pero todo tiene un precio! El precio de ser el bebé más guapo del mundo es que los demás queramos jugar con él como cuando jugábamos a las muñecas, cambiarle de ropita, probarle un moño, ponerle la camiseta de “I love dad” de la que renegará, víctima y defensor de la moda, cuando sea adolescente – pasado mañana -, combinar pañales y encajes…

Le damos la bienvenida al mundo a este peque precioso y le auguramos millones de momentos cálidos. Ahí estaremos mi cámara y servidora para dar testimonio gráfico de que va a ser un ni requete feliz. ¡Vivan los peques bonitos!

La pequeña Lara

Bebés, Blog, Sin categoría

Esto más que una entrada sobre fotos de bebé, bien podría ser una entrada gastronómica. Esos michelines podrían estar rellenos de queso fundido y no serían más apetitosos. Sí, es así: para comérsela y repetir.

Para esta sesión me fui a casa de la peque para que se sintiera cómoda y a gusto con la cámara y para que tuviera a su mamá – despensa andante y expendedor de mimos – bien a mano. Y fue todo un éxito: dos horas de disparos y cambios de vestuario sin un solo puchero, oiga, impresionante. Al fin y al cabo no podía ser de otra manera, la peque tenía alrededor a cuatro adultos – nosotros y los papás – haciendo monerías y poniendo caras graciosas para que se entretuviera. Os aseguro que eso de tomar fotos mientras haces el idiota es una experiencia única. ¿Sentido del ridículo? En absoluto. Más bien sesión llena de carcajadas que sirvieron de catalizador para la lista de perrerías que le hicimos a la pobre: que si le ponemos una cofia, que si le cambiamos  el osito de sitio, que si cosquillitas en los pies, que si mira a mamá y a papá cantarte tu canción preferida… De verdad os lo digo, qué momento más mágico.

Lo mejor de todo es que, por mucho que ella no se acuerde, ¡tenemos documentación gráfica que lo atestigua! Y cuando sea adolescente, podrá buscarme para increparme: “¿por qué me sacaste en paños menores?”.

Boda de Paula y Javier en Málaga

Blog, bodas

Yo no sé qué tienen estos novios que la cámara les adora. Bueno, sí que lo sé: que son guapos, naturales, espontáneos y que habían decidido pasarlo como enanos en su boda.

En todas las bodas hay un momento destacable, un momento para cada invitado. En mi caso, el momento más especial fue cuando los amigos de los novios les regalaron un vídeo con fotos recordando experiencias todos juntos. Ya sé que se estila en todas las bodas y que en principio no es algo muy original, pero lo cierto es que sí que debió serlo, cuando todos los que estábamos allí acabamos llorando. Incluida yo.

Me encanta poderme llevar también yo recuerdos de estos momentos.

¡Fijaos qué conjunto de seres humanos tan maravilloso y especial el que se había reunido aquel día para celebrar algo tan bonito!

Boda María & Joaquín en Málaga

Blog, bodas

Esta pareja de requete-guapos rebosaba complicidad. Lo podéis ver en las fotos. Y por eso fue tan fácil “pescar” momentos inolvidables: porque el día a día de ellos está lleno de momentos así.

A mí el vestido de ella me pareció lo más de lo más; los encajes y  la espalda eran de ensueño. Es que, en fin, cuando la percha es como es de estupenda y si encima te ponen así de guapa, pues ya os adelanto yo que el novio estuvo al borde del infarto cuando la vio andar el pasillo de la iglesia hacia él.

Del primer momento hasta que nos despedimos, todo fue un no parar de detalles mágicos, de momentos especiales. Me gusta especialmente, por esto de añadir un toquecito personal, la foto de María con su mejor amiga, en el momento en que le regalaba el ramo de novia.

¡Ay qué bonito!

Boda Mª del Mar y Enrique en Málaga

Blog, bodas

Mª del Mar es una mujer con mirada de niña. Enrique es un tipo que pretende ser serio pero no lo consigue. Juntos hacen un parejón. Se pasaron toda la boda pendientes de que a nadie le faltara ni gloria y regalaron sonrisas a todos.

Se les notaba, cuando empezamos a hacer los posados a solas, que no se sentían muy cómodos frente al objetivo, pero al segundo click el vestido de novia obró su magia y entonces ya todo fueron momentos perfectos para capturar. A partir de ahí, modelos profesionales.

Y es que da gusto trabajar con tanta sonrisa; donde quiera que pongas la cámara, ¡te encuentra con una!

Boda Isabel & Jorge en Málaga

Blog, bodas

Esta boda fue un locurón de tantas sorpresas planificadas y tantos momentos especiales. Los novios se preparaban en Marbella, se casaban allí mismo pero luego lo celebraron en Málaga, en la Hacienda del Álamo. Corríamos que nos las pelábamos por la autovía para llegar antes que ellos. Porque, os cuento un secreto, el trayecto de Marbella a Málaga no lo hicieron en el mini… ¡Pero todo salió perfecto!

Fue un día precioso. Lo novios, que no podían ser más guapos, resulta que también eran divertidísimos, y hacerles fotos fue un lujazo. Les pillaras desde el ángulo que les pillaras, siempre salía una foto divertida y bonita, y eso era así porque ellos estaba dedicados a vivir al máximo su día.

Pero cuidado, que si los novios eran así de majetes no era por otra cosa que porque sus padres eran otros que ni os cuento. Por este motivo y porque la Hacienda del Álamo cuidó, como siempre, hasta el último detalle, el día resultó tan maravilloso y lo pasamos todos tan bien: novios, familia, invitados y los que estábamos allí para intentar colaborar.

Boda Espe & Javi en Málaga

Blog, bodas

Primera boda de la temporada, empuñamos nuestras cámaras y salimos corriendo – tacones en ristre – hacia nuestro destino: un bodorrio lleno de sonrisas, de magia y de detalles fabulosos.  Había pajaritas por doquier, tocados imposibles, modelazos de quitar el hipo y un pelín de nervios. Pero sólo un pelín, ojo, que el novio llevaba la espera en la iglesia la mar de bien  y por eso salió tan requete guapo en las primeras fotos allí.

Para mí fue un día muy especial por muchos motivos; la primera boda del año siempre te pilla con el gusanillo despierto y con la energía a tope. Era un día de luz estupendo, y el calorcito malagueño ayudó a las invitadas a lucir palmito: nada podía fallar. La novia, que ya es guapa de por sí, estaba preciosa a reventar, con un vestido sencillo y muy favorecedor y un peinado retirado de la cara pensadísimo para que todos pudiéramos ver bien esa mirada tierna y feliz que no desapareció en todo el día.

Y yo, encantada, oye. Loquita por conocer al primer retoño, cuando sea el momento.