La pequeña Lola

Bebés, Blog

La mamá de Lola y yo tardamos unos días en conseguir que el sol se pusiera de acuerdo con nosotras para ir a casa a hacerle el reportaje a la peque, pero cuando lo conseguimos, ¡qué sol!

Amaneció maravilloso y allá que me fui yo con mis bártulos y mi atrezzo a pasar un rato estupendo con esta pareja diez que ha traído al mundo a una bebé simpática y preciosa que me puso los morritos más tiernos del mundo para que yo le hiciera esta sesión con la que se me cae la baba.

Podría decirse que todos los bebés son bonitos y siempre salen guapos y sería verdad, pero los papás es que no se quedaban atrás y el hogar que han construido entre los tres rezuma luz y energía. Así, queridos, ¡cualquiera! Las fotos más fáciles de hacer.  Me encantó la predisposición de Salomé y Luis, los papis, que se habían vestido para la ocasión y habían elegido para Lola los vestidos que más ilusión les hacían, los detalles que querían recordar con el paso de los años. ¡Qué bonito que tuvieran las cosas tan claras! Y como los dos son unos gamberros y no le tienen nada de respeto a la cámara, jugaron y rieron con Lola y de ahí salieron momentos inolvidables que tuve la suertaza de recoger. Los peques son todos bonitos y siempre salen guapos en las fotos, es cierto, pero hay momentos más mágicos que otros, y éste fue de los de sonreír el resto del día.

¿Se puede ser más afortunada?

 

Anuncios

Pablito

Bebés, Blog

Pablito, con un mes de vida, apunta maneras. Tiene depuradísima la técnica de acurrucarse y ha aprendido muy rápido cómo decirle a mamá la manera perfecta de envolverlo en mantitas para estar cómodo y sentirse seguro. De mayor, Pablito será el capo del estar a gustito.

Lo que mejor se le da es arrancar sonrisas a los demás; Pablito parece que ha venido al mundo a hacer que sus papás se retuerzan a carcajadas. ¡Pero todo tiene un precio! El precio de ser el bebé más guapo del mundo es que los demás queramos jugar con él como cuando jugábamos a las muñecas, cambiarle de ropita, probarle un moño, ponerle la camiseta de “I love dad” de la que renegará, víctima y defensor de la moda, cuando sea adolescente – pasado mañana -, combinar pañales y encajes…

Le damos la bienvenida al mundo a este peque precioso y le auguramos millones de momentos cálidos. Ahí estaremos mi cámara y servidora para dar testimonio gráfico de que va a ser un ni requete feliz. ¡Vivan los peques bonitos!

La pequeña Lara

Bebés, Blog, Sin categoría

Esto más que una entrada sobre fotos de bebé, bien podría ser una entrada gastronómica. Esos michelines podrían estar rellenos de queso fundido y no serían más apetitosos. Sí, es así: para comérsela y repetir.

Para esta sesión me fui a casa de la peque para que se sintiera cómoda y a gusto con la cámara y para que tuviera a su mamá – despensa andante y expendedor de mimos – bien a mano. Y fue todo un éxito: dos horas de disparos y cambios de vestuario sin un solo puchero, oiga, impresionante. Al fin y al cabo no podía ser de otra manera, la peque tenía alrededor a cuatro adultos – nosotros y los papás – haciendo monerías y poniendo caras graciosas para que se entretuviera. Os aseguro que eso de tomar fotos mientras haces el idiota es una experiencia única. ¿Sentido del ridículo? En absoluto. Más bien sesión llena de carcajadas que sirvieron de catalizador para la lista de perrerías que le hicimos a la pobre: que si le ponemos una cofia, que si le cambiamos  el osito de sitio, que si cosquillitas en los pies, que si mira a mamá y a papá cantarte tu canción preferida… De verdad os lo digo, qué momento más mágico.

Lo mejor de todo es que, por mucho que ella no se acuerde, ¡tenemos documentación gráfica que lo atestigua! Y cuando sea adolescente, podrá buscarme para increparme: “¿por qué me sacaste en paños menores?”.