Boda Celia & Néstor en Málaga

Blog, bodas

Esta es una de las boda más especiales que he hecho, por lo mágica y por lo íntima. Los novios planificaron un día lleno de detalles que quisieron compartir con su círculo más cercano. Para ellos lo esencial era que todos nos divirtiéramos y que nadie se sintiera encorsetado por ningún tipo de norma de etiqueta: querían que su boda fuera como ellos son, espontáneos, alegres, creativos, cercanos, familiares.

En esta ocasión fui de invitada, aunque me pidieron que me llevara la cámara e hiciera alguna gamberrada. Todos teníamos un rol ese día: los mejores amigos de los novios oficiaron la ceremonia, personas muy importantes para ellos leyeron textos escritos especialmente para la ocasión, las dos fotógrafas… Las madrinas – muy solemnes ellas – hicieron el papelón llorando emocionadas lo justo para luego echarle juerga al asunto.

Todo fue de ensueño: una boda de amigos, entre amigos, emocionante, preciosa, repleta de momentos intensos (y de jamón), con mucho bailoteo, muchas risas y mucho, muchísimo amor. Y si creéis que el momento más importante fue cuando los novios abrieron el baile os equivocáis; el momento más importante fue cuando la novia abrió la piscina. Vestida. Con su tocado, su maquillaje. Y, claro, no le íbamos a hacer el feo no acompañándola.

¡La fotógrafa no siempre guarda la compostura!

Anuncios

Pablito

Bebés, Blog

Pablito, con un mes de vida, apunta maneras. Tiene depuradísima la técnica de acurrucarse y ha aprendido muy rápido cómo decirle a mamá la manera perfecta de envolverlo en mantitas para estar cómodo y sentirse seguro. De mayor, Pablito será el capo del estar a gustito.

Lo que mejor se le da es arrancar sonrisas a los demás; Pablito parece que ha venido al mundo a hacer que sus papás se retuerzan a carcajadas. ¡Pero todo tiene un precio! El precio de ser el bebé más guapo del mundo es que los demás queramos jugar con él como cuando jugábamos a las muñecas, cambiarle de ropita, probarle un moño, ponerle la camiseta de “I love dad” de la que renegará, víctima y defensor de la moda, cuando sea adolescente – pasado mañana -, combinar pañales y encajes…

Le damos la bienvenida al mundo a este peque precioso y le auguramos millones de momentos cálidos. Ahí estaremos mi cámara y servidora para dar testimonio gráfico de que va a ser un ni requete feliz. ¡Vivan los peques bonitos!